Volando Alto

Porque de repente te das cuenta de que estás volando alto. 

Porque ya no eres tú. 

Porque cambiaste, aunque no sea un cambio obvio, aunque no sea algo radical. 

Porque la vida te sonríe y decides sonreír de vuelta. 

Porque estás lista para querer otra vez, lista para fluir. 

Porque estás preparada para lo que viene. 

Porque así terminas un año personal. 

Porque vas a empezar un nuevo año convencida de que será el mejor.