2016

Te fuiste más rápido que cualquier otro, pero te disfruté más que a los demás. Me llenaste de nuevas oportunidades, de compañía, de enseñanzas, de risas, de soledad, de experiencias, de momentos. Muchos momentos.

Fuiste un año que lo tuvo todo y no por arte de magia, sino porque lo busqué, porque me arriesgué, porque me atreví a sentir el miedo y disfrutarlo en vez de evitarlo.

Fuiste el año que me llevó al lugar donde pertenezco y que no había valorado.

Fuiste el año que me regaló el mejor cumpleaños.

Fuiste el año que me regaló abrazos de primos que no veía hace muchos años.

Fuiste el año que me hizo sonreír y reírme a carcajadas.

Fuiste el año que me permitió tomarme el tiempo para ubicarme y encontrar cosas que estaba buscando.

Fuiste el año que me regaló poesía.

Fuiste el año que me llevó a conocer Tulum y a nadar en un Cenote.

Fuiste el año que regresó mi mente a lo que realmente importa.

Fuiste el año que me llevó a descubrir mi creatividad.

Fuiste el año que me dio más lagrimas de tristeza y de felicidad.

Fuiste el año que puso en mi camino gente nueva, que me inspira y que jamás pensé encontrar.

Fuiste el año que me regaló una noche con toda mi familia reunida en un mismo lugar.

Fuiste el año que me hizo sentir el verdadero significado de miedo, desesperación, de buscar sin encontrar.

Fuiste el año que me regresó lo perdido, que me regresó la esperanza.

Fuiste el año que me llevó al trabajo que estaba buscando.

Fuiste el año que me enseñó más cosas de la vida y que me hicieron cambiar.

Fuiste el año que me enseñó mucha música nueva.

Fuiste el año que me regaló amor, amor y más amor.

Fuiste el año que me regaló la luna más grande, que me hizo bajar del coche y sólo verla sin pensar en algo más.

Fuiste el año que me hizo creer en la magia.

Fuiste el año que me hizo valorar a mis abuelos.

Fuiste el año que me recordó que todavía hay muchas personas buenas en el mundo.

Fuiste el año que se llevó a muchos, pero que también dio la bienvenida a otros.

Fuiste el año que me recordó la importancia de dar gracias y la magia de agradecer.

Fuiste el año que me llevó a soñar y ya nunca voy a dejar de soñar.

Gracias por tanto.