DEJAR IR, VOLVER A EMPEZAR

“Beginnings are usually scary,
and endings are usually sad,
but its everything in between
that makes it all worth living.”
– Bob Marley

Hay una canción que escuchaba mucho y me identificaba bastante con ella, pero hoy la volví a escuchar y no sentí lo mismo. Es una canción muy linda, con la que alguna versión de mi, de mi pasado se sigue identificando, pero ya no más. (Se las dejo hasta abajo del post).

Y es que hay veces que te rompen el corazón en mil cachitos, pero la buena noticia es que tú eres dueña de esos mil cachitos y puedes sanarlo. Porque tu corazón es tuyo y, aunque por un momento se lo entregaste a alguien más, hoy sigue siendo tuyo, sólo tuyo.

Es fácil decir que puedes sanar tu corazón, lo sé y también sé que es complicado cuidar de esos mil cachitos,con los que no sabes que hacer, los que no sabes como unir para volver a sentir, para volver a empezar sola, para volver a intentarlo con alguien más.

Y entonces decides poner una pared al rededor del corazón, para protegerlo, para cuidarlo y para asegurarte que nadie más le va a hacer daño. Porque cuando el corazón se rompe, es normal querer cuidarte y asegurarte de que no vas a estar en la misma posición, de que no vas a sentir tristeza, de que no vas a entregarte a alguien más que, otra vez, pueda salir de tu vida de repente.

Te entiendo, he estado ahí y hasta me atrevería a decir que es una reacción normal, que es algo que hacemos todos como por instinto. Porque si algo duele, no queremos que nos pase otra vez.

Pero te tengo noticias, todo cambia, las heridas se curan y te vuelves a enamorar. No hay un tiempo perfecto, no hay una receta ni nada que te diga el tiempo que te debes tomar. Alguien me dijo una vez que el tiempo que necesitas para superar una relación es la mitad del tiempo que estuviste en ella… NO MAMES. Eso no es real, lo que es real es que tú decides cuándo levantarte, cuando dejar de lamer tus heridas y cuando estas lista para volver a empezar.

Y hay veces que ni siquiera sientes que ya estas lista o que no estas buscando algo, pero aparece y se siente bien. No te lo explicas porque no lo estabas buscando. No quieres entrarle del todo porque da miedo regresar a ese juego. No te lo explicas porque según tú no hiciste nada para estar en este momento, porque según tú no cambiaste nada, aunque realmente si lo hiciste.

Porque no te diste cuenta, pero cuando dejaste ir, te encontraste a ti misma. Regresaste a ti y te disfrutaste. Te acordaste de quien eres y te enamoraste de ti otra vez. Y por eso pasó, porque tienes que enamorarte de ti antes de que alguien más pueda hacerlo. Porque tienes que estar bien contigo, con tu presente, con tu realidad, con tu corazón y con tus sentimientos. Porque tienes que quererte y cuidarte con todas las ganas con las que quieres que lo haga alguien más.

Ya estás ahí. Y entonces apareció el amor otra vez en tu vida. Alguien que, no sabes como, pero trepó esa muralla que habías hecho y llegó a tu corazón.

Ahora hay que disfrutarlo, dejar ir el miedo, el que dirán, el tiempo, la complicación y fluir. Porque al amor no le debemos decir que no. Porque si se siente bien, hay que dejarlo pasar. Porque una amiga muy sabia una vez me dijo que “es peor no hacer nada” y tenía razón.

Porque tu corazón sonríe otra vez, déjalo y disfruta el viaje.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s